Uso de cookies

Las cookies son ficheros que se instalan en el dispositivo desde el que navegas (ordenador, móvil, etc) para registrar tu actividad cuando visitas esta página web. En esta página usamos diferentes tipos de cookies:

- "cookies propias", de personalización, publicitarias y comportamentales que no reconocen quién eres ni dañan tu dispositivo, sólo identifican y reconocen tu dispositivo, te permiten acceder más rápido, mantienen la seguridad de tu áreas personal, recuerdan tus preferencias y personalizan el contenido y la publicidad del sitio web de forma que sea más adecuada para ti y tus preferencias.

- "cookies de terceros", que nos permiten contabilizar el número de visitas que recibimos en cada página y hacer análisis estadísticos anónimos para mejorar nuestro servicio.

Para saber más, consulta nuestra Política de Cookies donde encontrarás también información para ayudarte desactivar/activar las cookies de tu navegador. En el caso de que tu navegador no acepte las cookies por defecto, tu experiencia de navegación y uso de esta página puede ser limitada y que no funcione correctamente, por ejemplo: podría no funcionar bien el registro y el login y otros servicios y funciones como vídeos, fotos, compartir, participar en promociones, etc.

Entendemos que si marcas ACEPTO o continúas navegando por nuestro sitio web, aceptas que podamos alojar y utilizar estos tipos de cookies en el dispositivo desde el que navegas.

¿El gas de las bebidas engorda?

Pedro
de Madrid

El gas de los refrescos no engorda

Las burbujas de la carbonatación de las bebidas gaseosas no contienen calorías, ya que se realiza sólo con carbono y oxígeno. El dióxido de carbono es un gas incoloro e inodoro, que no tiene calorías, y se encuentra de forma natural en la atmósfera el cual una vez consumido es totalmente eliminado de forma natural por el organismo y no produce ningún efecto sobre el apetito o la salud en general. En todo caso a veces lo que se atribuye a todas las bebidas que contienen dióxido de carbono es cierta capacidad de saciedad.

De esta forma, la efervescencia no contribuye al aumento de peso. Tampoco causa celulitis. Mientras que la alimentación y el sobrepeso pueden jugar un papel importante en el desarrollo de la celulitis, ninguna bebida o comida, incluyendo las bebidas refrescantes, es responsable de su formación. 

Puedes consultar más información sobre el mito de que las bebidas con gas engordan en el número 1 de nuestra newsletter.

    MARCAS:
    PUEDES PONERTE EN CONTACTO CON NOSOTROS A TRAVÉS DE:
    Scroll To Top